DECLARACIÓN DEL ESTADO DE ALARMA EN ESPAÑA POR EL COVID-19

DECLARACIÓN ESTADO DE ALARMA COVID-19 4X3.jpg

El pasado sábado, día 14 de marzo de 2020, se publicó el Real Decreto 463/2020 por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, conocido como CORONAVIRUS. El artículo 116 de la Constitución Española establece que una ley orgánica regulará los estados de alarma, de excepción y de sitio. La mayoría de las personas desconocen en qué consiste esta medida por lo que la finalidad de este artículo es realizar un primer y sencillo análisis de urgencia sobre la base legal de esta medida excepcional y sus consecuencias más importantes en el día a día de los ciudadanos de a pie.

El estado de alarma será declarado por el Gobierno mediante decreto acordado por el Consejo de Ministros por un plazo máximo de quince días, dando cuenta al Congreso de los Diputados, reunido inmediatamente al efecto y sin cuya autorización no podrá ser prorrogado. Se podrá declarar, en todo o parte del territorio nacional, en caso de:

  • Catástrofes tales como terremotos, inundaciones, incendios o accidentes de gran magnitud.
  • Crisis sanitarias, tales como epidemias y situaciones de contaminación graves.
  • Paralización de servicios públicos esenciales para la comunidad.
  • Situación de desabastecimiento de productos de primera necesidad.

El referido Real Decreto 463/2020, ha declarado el estado de alarma en España, con una duración inicial de quince días naturales (hasta el 28 de marzo), estableciendo la limitación de la libertad de circulación de las personas. Durante su vigencia, las personas únicamente podrán circular por las vías de uso público para la realización de las siguientes actividades:

  • Adquisición de alimentos, productos farmacéuticos y de primera necesidad.
  • Asistencia a centros y servicios sanitarios.
  • Desplazamiento al lugar de trabajo.
  • Retorno al lugar de residencia habitual.
  • Asistencia y cuidado de mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables.
  • Desplazamiento a entidades financieras y de seguros.
  • Por causa de fuerza mayor o situación de necesidad
  • Cualquier otra actividad de análoga naturaleza que habrá de hacerse individualmente, salvo que se acompañe a personas con discapacidad o por otra causa justificada.

Igualmente, se permitirá la circulación de vehículos particulares por las vías de uso público para la realización de las actividades permitidas o para el repostaje en gasolineras o estaciones de servicio.

Asimismo, durante el estado de alarma, se suspende la apertura al público de museos, archivos, bibliotecas, monumentos, así como de los locales y establecimientos en los que se desarrollen espectáculos públicos, actividades deportivas y de ocio. También se suspenderá la apertura de los locales o establecimientos minoristas a excepción de los establecimientos dedicados a:

  • Alimentación, bebidas y productos de primera necesidad.
  • Farmacias y establecimientos médicos.
  • Ópticas y productos ortopédicos.
  • Prensa y papelería.
  • Gasolineras.
  • Estancos.
  • Equipos tecnológicos y de telecomunicaciones.
  • Alimentos para animales de compañía.
  • Comercio por internet, telefónico o correspondencia.
  • Tintorerías y lavanderías.

La permanencia en dichos establecimientos deberá ser la estrictamente necesaria y en todo caso, se evitarán aglomeraciones y se controlará que los consumidores y empleados mantengan la distancia de seguridad de al menos un metro a fin de evitar posibles contagios.

Igualmente se suspenden las verbenas, desfiles y fiestas populares, así como las actividades de hostelería y restauración, pudiendo prestarse exclusivamente servicios de entrega a domicilio. La asistencia a los lugares de culto y a las ceremonias civiles y religiosas, incluidas las fúnebres, se condicionan a la adopción de medidas organizativas para evitar las aglomeraciones de personas, en función de las dimensiones y características de los lugares, de tal manera que se garantice a los asistentes la posibilidad de respetar la distancia entre ellos de, al menos, un metro.

En siguientes artículos trataremos de matizar algunas de las medidas expuestas; hablaremos de las posibles consecuencias del no cumplimiento de dichas medidas por parte de los ciudadanos; de otras consecuencias del estado de alarma menos visibles; de los derechos que asisten a personas y empresas como consecuencia de la declaración del estado de alarma; y de cualquier novedad o modificación normativa que se vaya produciendo relacionada con esta situación de emergencia nacional y que afecte al día a día de los ciudadanos y de las empresas.    

Si buscas asesoría fiscal o laboral como empresa o particular en este tema, puedes solicitar una consulta personalizada en Juristas Europeos BF&A, despacho de abogados en Pozuelo de Alarcón y resolveremos todas tus dudas.

         

 

Comparte:
Ver todas